domingo, 17 de enero de 2016

La trampa del IRPH

En los bufetes especializados en derecho mercantil ya hablan de las «nuevas cláusulas suelo» porque sus efectos son similares. Esto es, impiden a los afectados beneficiarse de la espectular caída del precio del dinero que, en los últimos años, ha supuesto todo un alivio para la mayoría de economías familiares. Se trata de las hipotecas referenciadas al IRPH, un indicador que las cajas de ahorros y las rurales vendieron a sus clientes con el argumento de que era «más estable» y que, en la actualidad, supone que los afectados estén pagando de media unos 1.200 euros anuales más que quienes escogieron el popular euribor.
Eso quienes tuvieron la suerte de poder elegir, porque lo cierto es que muchos de los afectados ignoraban por completo que estaban sujetos a esta referencia, que ahora los tribunales han empezado a declarar nula por falta de transparencia y de objetividad, tal y como recoge la sentencia del juzgado de Valencia y que obliga al Sabadell a devolver los intereses cobrados de más por un crédito que heredó de la CAM.
Una diferencia de base
¿Pero qué diferencia exactamente el euríbor del IRPH? A grandes rasgos, el primero refleja el precio al que los bancos se prestan dinero entre sí en el mercado europeo. Es decir, el coste al que las entidades consiguen la financiación necesaria para dar crédito. Por el contrario, el IRPH se basa en el precio al que los bancos y cajas ofrecen ese mismo dinero a sus clientes que, por lógica, siempre va a ser mayor.
Para ser exactos, es la media del tipo de interés de las hipotecas contratadas a lo largo de determinado mes y su elaboración corre a cargo del Banco de España, con los datos que le proporcionan las propias entidades. Y ahí estriba el primer problema.
«Lógicamente, esto supone que las entidades pueden influir en la evolución del indicador, que no es un índice objetivo», señala el responsable de Ausbanc. Así, si un mes los bancos conceden muchas hipotecas a un interés elevado, el IRPH subirá y no sólo ganarán más dinero con estos nuevos créditos que han concedido, sino con todos los que tengan en cartera referenciados al IRPH. Éste es uno de los argumentos que más está ayudando a los afectados a la hora de exigir la derogación de este índice, ya que el artículo 1.256 deja claro que la validez de un contrato «no puede dejarse al arbitrio de uno de los contratantes». En este caso, del banco.
El segundo argumento es la falta de transparencia de estas hipotecas. «La información que se daba a los clientes no era suficiente. No se les hacía una simulación comparando entre los distintos índices existentes»
Para acabar de enredar la cuestión, en octubre de 2013 el Gobieno decidió suprimir dos de los tres tipos de IRPH que existían y no en beneficio del cliente. Hasta ese momento las cajas tenían su propio IRPH, los bancos el suyo y había un tercero para «el conjunto de entidades».

Como deshacerse del IRPH

Dado que es improbable que políticamente se solucione el tema del IRPH la solución que hay a día de hoy es la demanda judicial que permite pasar de IRPH a Euribor.

Si estás interesado en que nuestros abogados, especialistas en derecho bancario, revisen la viabilidad de tu caso de manera gratuita sólo debes enviar un email a: irph.info@gmail.com y te informaremos de todo. Además tenemos despachos en diferentes localidades de España por lo que podemos concertarte una cita gratuita y sin compromiso.

Si además tenéis también cláusula suelo podéis contactar con nuestro servicio de demandas judiciales a través de nuestros abogados expertos en cláusulas suelo e IRPH en particular y derecho bancario en general.




0 comentarios:

Publicar un comentario